Los amigos que sí son amigos


los-amigos-se-preocupan-por-ti

 Durante mi perdedera de tiempo en Facebook, viendo memes y todas las cosas que mis amigos publican nunca falta esa queja de más de alguno sobre una amistad rota por una traición o por una falta de apoyo cuando más se necesitó. Algunas personas dicen: “AMIGO SÓLO DIOS”, y yo creo que eso es totalmente falso, aparte de que es un simple cliché es una frase que está en mucho desacuerdo con la Biblia y algo muy curioso es que quienes rezan esto no se acercan a Dios para ser su amigo.

 Es frase antes mencionada. (No la quiero volver a escribir), crea en nosotros una actitud egoísta y de desconfianza, y una cultura de llanero solitario creyendo que no necesitamos de nadie.

 La Biblia registra varias relaciones de amistad que nos enseñan que los amigos sí existen. Por ejemplo:

  1. La historia de David y Jonathan que es una de las historias más grandes de amistad en la Biblia. Ambos fueron jóvenes que marcaron una diferencia. Ellos hicieron un pacto de vida o muerte porque se llegaron a amar entre sí como a ellos mismos. (1 Samuel 20.)
  2. La historia de Ruth y Nohemí, nuera y suegra. Rut no tenía obligación alguna para quedarse con Noemí. Su marido se había muerto. Toda adhesión física a Noemí había sido cortada. La cultura moabita de Rut era muy distinta a la de Noemí.  Rut había adorado a dioses paganos y no al Dios de Noemí.  Rut podría fácilmente haber tenido una vida muy cómoda en Moab, siendo recibida de vuelta en la casa de su padre y casarse nuevamente.  A la inversa, le esperaba un futuro bastante difícil e incierto en Israel, siendo una viuda e inmigrante.  El hecho de volver a Israel aseguraba que Rut sería limosnera y que permanecería sin marido e hijos por el resto de su vida. A pesar de todo eso, “Rut se quedó con ella” (Rut 1:14).
  3. La historia de Sadrac, Mesac y Abed-Nego, los tres jóvenes judíos amigos de Daniel quienes se mantuvieron unidos en sus decisiones de no abandonar su fe ante la presión del Rey Nabucodonosor. Esta historia no relata la amistad de ellos sino su firmeza y fe en Dios pero no podemos pasar por alto su cercanía, su sufrimiento y que fueron apoyo el uno del otro en todo lo que vivieron. (Daniel 3)
  4. Y la historia que más me impacta es la J.C. y sus chicos. Jesús les dice: Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. (Juan 15:15) Y justo antes en versículo 13 del mismo capítulo les dice: El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos. Refiriéndose a él mismo y dando un ejemplo de cómo debería ser la amistad.

 Ahora no es 14 de febrero pero yo quiero hablar sobre la amistad. He comprendido por medio de la Palabra de Dios y por medio de la experiencia cotidiana que los amigos son esos hermanos que elegís tener y son de un gran apoyo en momentos difíciles.

 La palabra de Dios dice: En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia. Proverbios 17:17.

 Este es uno de mis versículos favoritos en la Biblia. Un versículo que nos enseña acerca del valor que los amigos tienen y la importancia de tenerlos.

 El problema de las quejas de los amigos es más bien una búsqueda por encontrar a alguien que te complemente y llene tus expectativas de ese hermano en tiempo de angustia. Nosotros debemos establecer parámetros para esa búsqueda y buscar que nosotros podamos llenar esas expectativas para los demás.

 Una características interesantes para poder ser un buen hermano amigo podrían ser:

 Los amigos no te juzgan, te corrigen.

Uno debe corregir a un amigo si está haciendo algo que no es correcto y que le puede traer consecuencias negativas a su vida. La amistad es para ayudarse mutuamente y no hay mejor ayuda que un buen consejo para prevenir una futura desgracia. Cuando los amigos cometen un error uno debe ser sabio y antes de juzgar su mala acción o decisión un debe corregirlo con amor. Un buen amigo no te va a apoyar a hacer algo malo sino al contrario, va a intentar detenerte.

 Los amigos no te condenan, te restauran.

Todos en un momento de nuestra vida le fallamos a Dios, porque no somos perfectos y estamos expuestos a tentaciones y a veces caemos en la tentación y le fallamos a Dios. Qué bueno es tener un amigo que te guíe para restaurar tu relación con Dios por medio del arrepentimiento.

 Lo que debemos hacer es elegir bien a nuestros amigos, y si queremos que nuestros amigos sean sinceros, honestos, dadivosos, comprensivos y buena onda, debemos preguntarnos si nosotros somos ese tipo de persona que puede cumplir con esas mismas requisitos que nosotros pedimos de los demás. Dios es nuestro amigo fiel que nunca nos va a fallar pero él a designado a personas especiales para que estén con nosotros en mementos difíciles de nuestra vida.

DIOS BENDIGA A MIS AMIGOS

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s