SOBERANO Y FIEL


soberano-y-fiel

Si hay algo que me saque de onda es no obtener lo que quiero cuando quiero, y creo que no soy el único. Dios me ha estado sometiendo en estos días a un estrés bastante difícil además de un par de frustraciones. Sin embargo él mismo me ha mostrado su voluntad a través de su palabra, la Biblia, y quisiera compartir con ustedes lo que aprendí en 1 Samuel 2:6-7 con el cántico de Ana y su historia.

Jehová mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir. Jehová empobrece, y él enriquece; Abate, y enaltece.

En medio del desánimo Dios me muestra su soberanía en sus decisiones y su fidelidad en sus intenciones.

Primero tenemos La SOBERANÍA en sus DESICIONES. Una de las cualidades de Dios que como creyentes nos da más conflicto es la SOBERANÍA, Dios es soberano y esto quiere decir en que tiene el máximo poder y autoridad sobre algo y no está sometido a otro poder superior, en pocas palabras: Dios hace lo que quiere, como quiere, cuando quiere y con quiere y no tiene que rendirle cuentas del “Por qué” a nadie. Y el texto de 1 Samuel 2:6 y 7 me llama la atención porque Ana (la madre de Samuel) es quien está cantando y haciendo unas declaraciones de Dios bastante fuertes y verídicas.

Quisiera que recordáramos que cuando ella dice todas estas cosas en su canto ella recién ha dejado a su hijo Samuel en el templo con el sacerdote Elí. Se supone que una madre estaría triste al dejar a su hijo para siempre con alguien más. Pero Ana tenía bien claro que Dios tiene el control, es soberano y que no hay nada imposible para él.

Jehová mata, y él da vida; empobrece y enriquece; abate y enaltece. No se le hacen conocidas las decisiones de Dios con lo que pasa en nuestras vidas muchas veces. Probablemente ahorita para nosotros sea un tanto exagerado hablar de muerte y dar vida, o de enriquecernos y empobrecernos pero no cabe duda que muchas veces no nos va bien, nuestros planes no resultan como quisiéramos. Y aunque hay muchos factores que intervienen en el proceso de ejecución de un plan estratégico para nuestras vidas y no tengo duda de que Dios es quien controla todos esos factores.

En la vida pasamos por periodos de malas rachas en los cuales estamos sometidos a presiones y estrés infructuoso que lo único que nos queda son desánimo y decimos: ¿Por qué? Y la respuesta es: Dios es soberano y él hará lo que quiera y tomará sus decisiones y no nos va a consultar antes. Así que lo que podemos aprender de las decisiones de Dios es que no siempre nos favorecen pero a pesar de eso, él tiene el control y él es fiel.

En segundo lugar tenemos su FIDELIDAD en sus INTENCIONES. Y con este punto vamos a tratar de explicar el anterior. Retrocederemos un poco en la historia para que podamos ver a Ana triste, afligida y  avergonzada. Ana era estéril y en ese tiempo la infertilidad era considerada como una maldición, y aparte de eso Ana tenía que lidiar con su rival Penina, quien constantemente le echaba en cara su problema de infertilidad con burlas, mofas e indirectas como cualquier otra mujer.

Dios no se equivoca, él hace todo perfecto. El problema es que nosotros no entendemos. Dios nos somete muchas veces a situaciones muy difíciles, incluso cuando estamos en buenas condiciones espirituales. Nos hace pasar penas, nos avergüenza, nos hace llorar, nos aflige, nos deprime y así como Ana en versículo 10 del capítulo anterior nos dice: ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.

Al ver el caso de Ana puedo entender las intenciones de Dios y puedo dar fe que no son malas. Dios quiere vernos rendidos a él, postrados y humillados. Si nosotros no estamos obteniendo los resultados deseados es porque no son la voluntad de Dios o al menos no el tiempo correcto.

De acuerdo con la historia de Ana hemos podido aprender que Dios es soberanos en sus decisiones y nadie debe cuestionar lo que él hace y también podemos aprender que sus intenciones no son malas sino más bien fieles y él quiere glorificarse en nuestras vidas y que le demos la gloria a él porque sólo él se la merece. Ahora sólo nos toca ser orar y ser pacientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s