Él nos dio vida


Nos dio vida

El origen de los epitafios es antiquísimo. Los primeros epitafios entre los griegos se reducían al nombre del muerto, con el senillo epíteto de hombre de bien o buena mujer. Los atenienses, después del nombre del difunto, añadían el de su padre y el de la tribu a la que pertenecían. En la ceremonia no se ponían epitafios sino a aquellos que habían muerto por la Patria. Estos contenían un corto elogio del difunto, tal como grabaron sobre una columna en honor de los 300 espartanos que, capitaneados por Leónidas, se sacrificaron en el paso de las Termópilas: “Pasajero, ve a decir a Esparta que hemos muerto aquí en defensa de sus leyes.” En ocasiones los epitafios contenían una especie de sátira a reflexión moral, como por ejemplo el que le pusieron sobre la tumba de Alejandro: “Basta esta tumba, para quien no basta el orbe.” O aquel que grabaron sobre la tumba de Platón: “Esta tierra cubre el cuerpo de Platón. El cielo contiene su alma. Hombre, seas quien fueres, respeta sus virtudes si eres honrado.” El epitafio de Ciro rezaba así: “Yo soy Cio, hijo de Cambises, fundador del imperio de los persas, y dueño y señor de Asia. No me envidies este monumento en que mis huesos reposan.”

¿Cómo dirá nuestro epitafio? O ¿Cómo dice nuestro epitafio? o ¿Cómo decía nuestro epitafio? Estoy hablando de los muertos a propósito del versículo que estamos estudiando. Efesio 2:1:
Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.

En este versículo aprendemos que Jesús cambia nuestra condición ante Dios. La expresión “cuando estabais muertos” nos muestra nuestra condición separada de Dios, estar muerto se refiere a una muerte espiritual. Pablo nos dice que estábamos muertos en “delitos y pecados”. Debemos primero entender que hay una condición temporal, mientras estuvimos lejos de Dios, mantuvimos un estilo de vida pecaminoso. Los versículos dos y tres nos describen esto de una mandera muy gráfica: en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Desde que nacemos “el pecado” ya es parte de nuestra vida, nacemos en pecado, crecemos en pecado y consecuentemente vivimos en él. Durante nuestro desarrollo como seres humanos llegamos a un punto de ser conscientes de lo que hacemos. El pecado es todo aquello que hacemos mal según los estándares de Dios. El pecado ofende a Dios, nuestros delitos nos hacen estar muertos ante Dios. Pero esta condición es temporal si nosotros decidimos entregarnos a Jesús cuando él nos llama. También debemos darnos cuenta que hay una condición eternal y es que cuando Dios nos da vida nuestra condición cambia, y pasamos a estar cerca de Dios, a vivir con Dios y a vivir en Dios. Y es una condición que jamás cambiará, es eterna, es para siempre. Los versículos del cinco al siete también son muy gráficos para abordar esta condición eternal: aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Y esto obviamente no significa que jamás volveremos a pecar pero sí significa que no viviremos en él. Cuando vivimos en cristo las cosas viejas pasan y todas son hechas nuevas, nos acercamos a Dios libremente y sabemos que nos espera una eternidad con él.

En segundo lugar, Jesús cambia nuestra relación con Dios.
“Él os dio vida” luego de estar separados de Dios por la muerte espiritual, sin comunión con él, sin relación con él. Él quiso comenzar una relación con nosotros.
Un estilo de vida sin Cristo versus un estilo de vida con Cristo. Para facilitar este punto quisiera que comprendiéramos lo que significa tener una relación. En nuestras relaciones buscamos conexiones, todos buscamos conectar con alguien para poder tener una relación de amistad, a veces las conexiones surgen de manera espontánea pero igual terminamos estableciendo una relación. Sería raro decir que tenemos un amigo con quien no conectamos. También buscamos aprobaciones, los seres humanos somos así, buscamos siempre encajar en algo, siempre buscamos ser aceptados por las personas. Dios nos creó para relacionarnos y vivir en comunidad y es una necesidad que todos tenemos de relacionarnos con las personas pero siempre vamos a establecer una relación cuando recibimos aprobación y nos aceptan como somos. Y por último buscamos emociones, si alguien no te provoca cierta reacción emotiva puede que no sea un perfil de amigo seguro para establecer una relación. Yo me emociono cuando sé que voy a ver a mis amigos, cuando me dicen que me van a visitar en casa, o cuando planeo reunirme con ellos en cualquier lugar. Dicho esto, ¿qué nos parece el perfil de Jesús para establecer una relación con él? ¿Podemos sentir conexión con él? ¿Podemos sentir aprobación de él? ¿Podemos sentir emoción con o por él? Jesús buscó cambiar nuestra relación con él cuando vino a morir por nosotros en la cruz, estábamos en enemistad con él y él nos reconcilió consigo mismo para llamarnos amigos. Jesús nos aceptó tal y como éramos, así muertos en delitos y pecados él quiso darnos vida. Y finalmente Jesús buscó generar en nosotros emociones. El versículo cuatro dice: Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó.

Espero dejarle este pensamiento incómodo en su mente. ¿Está usted vivo o está muerto? ¿Considera que vive con Dios o lejos de él? Estudie su propia vida y respóndase a sí mismo y permita que el Espíritu Santo le haga entender su necesidad de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s